jueves, 30 de abril de 2009

Wilson actúa y canta

Patrick Wilson es un gran actor que poco ha poco a logrado mejores papeles, la primera cinta en que lo vi fue The Phantom of the Opera, pero no le presté mucha atención, después vi Hard Candy de la que pensé, mal guión, buenos actores (él y Ellen Page) pero en donde Wilson brilló en la pantalla fue en la gran Little Children, desde entonces su ritmo se aceleró y ahora filma tres cintas al año.




Hace poco vi Lakeview Terrace, lo mejor de la película es él, en Watchmen es un gran Nite Owl II y acabo de ver Purple Violets donde actúa junto a Selma Blair y el bien intencionado Edward Burns que también la dirige. Wilson es un buen actor que no se repite y que resulta carismático en cualquier papel. Esta por estrenarse Barry Munday y para el 2010 estrena Morning Glory que tiene un reparto nutrido, Harrison Ford, Diane Keaton, Jeff Goldblum y Rachel McAdams. Además de todo, también canta, ¿Sabrá hacer enchiladas potosinas?

Hugh Logan Jackman



Hugh Jackman es la leche, acá un artículo de El País donde lo comparan con George Clooney y Jackman habla de la copia de trabajo que salió vía piratería antes del estreno de X-Men Origins: Wolverine. Pongo el genial inicio de los premios de la Academia de este año, con Jackman brillando como arbolito de navidad.

lunes, 27 de abril de 2009

La aparente falta de sentido del relato

Juan José Millás presentó Los objetos nos llaman, su reciente libro, este es de relatos diversos y lo edita Seix Barral. Acá está la nota de Revista ñ. Millás contestó algunas preguntas y esto es algo de lo que dijo.

Madrugo mucho, escribo, leo y doy grandes paseos. Estoy atado a rutinas que me gustan porque me resultan creativas. Cuando las rompo sólo es para volver a ellas.

El taxi es un espacio muy raro, donde dos personas que no se conocen, y que quizá no vuelvan a verse, conviven durante un rato, uno de ellos dando la espalda al otro. Si se comunican, lo hacen a través de un intermediario: el espejo retrovisor. Es simultáneamente un ámbito para la confianza y para la desconfianza, para la confidencia y para el tópico. El autobús y el metro son lugares para el encuentro. Siempre coincides con alguien o sucede algo.

Presto mucha atención a los sueños. Son mensajes de la parte inaccesible de nosotros mismos. Me gusta mucho soñar, pero no tengo prisa por interpretar lo que sueño. Me gusta balancearme en el relato, en la aparente falta de sentido del relato.

domingo, 26 de abril de 2009

Pacino 69

En el 72 Al Pacino tenía 32 años y tres películas en su haber, ese año fue tracendental para él, pues interpretó a Michael Corleone en The Godfather, han pasado 37 desde entonces y Pacino cumple 69 años, le llamaré mañana pasa saber como se la pasó uno de los grandes actores que reinan en la gran pantallota. Acá una nota que dice que Al será Napoléon.

Mis cintas favoritas de Al Pacino

1. The Godfather
2. The Godfather: Part II
3. The Insider
4. Scarface
5. Dog Day Afternoon
6. Author! Author!
7. Scent of a Woman
8. The Devil's Advocate
9. Frankie and Johnny
10. Insomnia

Un poco de su personaje en Scent of a Woman.

Lt. Col. Frank Slade: Women! What can you say? Who made 'em? God must have been a fuckin' genius. The hair... They say the hair is everything, you know. Have you ever buried your nose in a mountain of curls... just wanted to go to sleep forever? Or lips... and when they touched, yours were like... that first swallow of wine... after you just crossed the desert. Tits. Hoo-ah! Big ones, little ones, nipples staring right out at ya, like secret searchlights. Mmm. Legs. I don't care if they're Greek columns... or secondhand Steinways. What's between 'em... passport to heaven. I need a drink. Yes, Mr Sims, there's only two syllables in this whole wide world worth hearing: pussy. Hah! Are you listenin' to me, son? I'm givin' ya pearls here.

Lt. Col. Frank Slade: Out of order, I show you out of order. You don't know what out of order is, Mr. Trask. I'd show you, but I'm too old, I'm too tired, I'm too fuckin' blind. If I were the man I was five years ago, I'd take a FLAMETHROWER to this place! Out of order? Who the hell do you think you're talkin' to? I've been around, you know? There was a time I could see. And I have seen. Boys like these, younger than these, their arms torn out, their legs ripped off. But there isn't nothin' like the sight of an amputated spirit. There is no prosthetic for that. You think you're merely sending this splendid foot soldier back home to Oregon with his tail between his legs, but I say you are... executin' his soul! And why? Because he's not a Bairdman. Bairdmen. You hurt this boy, you're gonna be Baird bums, the lot of ya. And Harry, Jimmy, Trent, wherever you are out there, FUCK YOU TOO!

sábado, 25 de abril de 2009

Morrison con lápiz

Cada escritor tiene diferentes formas, rituales, horas y demás variantes para trabajar, Tony Morrison es de la vieja guardia, de madrugada y con lápiz "Al principio pensaba que escribía a esas horas por los niños, pero con el tiempo comprendí que me gusta. Escribo a lápiz y luego paso a ordenador los distintos trozos y voy corrigiendo"

El País tiene un artículo de la escritora oriunda de Ohio ganadora del Nobel en el 93.

Abecedario

Este sitio tiene un abecedario particular, hecho con imágenes de mapas satelitales de Google.

Los Pulitzer de 2009

En la entrega de los premios Pulitzer del pasado lunes la escritora Elisabeth Strout ganó en la categoría de literatura y por primera vez en la historia de estos premios, la Internet tuvo su lugar y la página PolitiFact fue distinguida en este rubro. Acá un artículo de El País.

viernes, 24 de abril de 2009

Ulises, los troyanos, el caballo y los regalos para Penélope

Según la leyenda, un buen 24 de abril pero de hace unos añitos (1184 a. c.) en donde ahora es Turquía, los griegos por fin entraron a Troya adentro de un caballote de madera que contruyeron sin la ayuda de ningún Home Depot.

Según la historia Odiseo, ósea que Ulises que es el mismo, tuvo la idea de hacer un caballo de madera grande como el ego de un cineasta mexicano cutre y decirle a los troyanos que dicho equino pariente de Pinocho estaba consagrado a la diosa Atenea que pongámoslo así, a los troyanos no los quiere... Y bueno la historia la conocen, los griegos se metieron en el caballo y madrugaron a los troyanos por la noche, para mayores referencias está el octavo canto de la Odisea de Homero y también hay algo en la Eneida de Virgilio.

Pues bien, yo creo que la idea de Odiseo de hacer el caballote fue porque Penélope le encargó tanta chachara, que necesitaba espacio, así que pensó en un caballote, así lo usaban en su plan de conquista y después lo llenaba de bolsas, zapatos, brillitos y coloretes para evitar la enjundia de la dueña de las quincenas del Rey de Ítaca, y claro que Penélope se lo merecía, mira que esperar 20 años.

jueves, 23 de abril de 2009

La alfombra roja, el imperio del narcoterrorismo

Por Juan Villoro.

De acuerdo con el axioma de Andy Warhol, en el futuro todo mundo será célebre durante 15 minutos. Esta utopía de la dicha tiene sentido en una sociedad del espectáculo. La cultura política mexicana prestigia la felicidad del modo opuesto: lo importante no es lo que se ve, sino lo que se oculta. Un destino logrado no desemboca en la celebridad; se cumple en secreto. La utopía mexicana ha consistido en disponer de 15 minutos de impunidad. Durante 71 años (1929-2000), el PRI gobernó sin perder ni ganar elecciones democráticas. Se perpetuó a través de una rotación de camarillas que confundían lo público y lo privado, y renovaban esperanzas similares a las de los concursos de feria: “Si ahora no te fue bien, el próximo gobierno de la Revolución te hará justicia”.

Ajeno a la transparencia y la rendición de cuentas, el modo mexicano de gobernar transformó el lenguaje con una gramática de sombra. La política se rebautizó como la “tenebra” y los arreglos importantes se hicieron en lo “oscurito”. La llegada de la luz resultaba peligrosa; el conspirador debía actuar al cobijo de la nocturnidad y “madrugar” a su adversario. En su novela La sombra del caudillo (impecable retrato de los generales revolucionarios convertidos en políticos en los años veinte), escribió Martín Luis Guzmán: “El que primero dispara, primero mata. Pues bien, la política de México, política de pistola, sólo conjuga un verbo: madrugar”. Oficio de tinieblas, el ejercicio del poder dependió durante casi un siglo del valor político de lo inescrutable.

Terminado el monopolio del PRI, los códigos de la impunidad se disolvieron sin ser sustituidos por otros. ¡Bienvenidos a la década del caos! A ocho años de la alternancia democrática, México es un país de sangre y plomo. El predominio de la violencia ha disuelto formas de relación y protocolos asentados desde hacía mucho tiempo. Los medios de comunicación ampliaron su margen de libertad, pero trabajan en un entorno donde decir la verdad es progresivamente peligroso. De acuerdo con Reporteros sin Fronteras, México ha superado a Irak en número de secuestros y asesinatos de periodistas. En este nuevo escenario, los sucesos se confunden con simulacros. Un ambiente de naufragio donde la ausencia de principios se disfraza de pragmatismo o medida de emergencia. Los trueques son los de una mascarada: el clero apoya al PAN en Jalisco y recibe a cambio una limosna inmoderada; el sindicato de trabajadores de la educación (el más grande de América Latina) ofrece más de un millón de votos a Felipe Calderón y obtiene puestos en áreas de gobierno tan decisivas como la seguridad nacional; los monopolios hacen una guerra sucia en los medios durante la campaña presidencial de 2006, presentando al candidato de la izquierda como “un peligro para México”, y reciben un trato que elimina la competencia. Al modo de los Cuatro Fantásticos, los Poderes Fácticos gobiernan en la sombra. La impunidad no desapareció cuando el PRI perdió la presidencia; se dispersó en medio del desconcierto. Esto ha traído una extraña nostalgia del autoritarismo del Partido Oficial, que “al menos sabía robar”.

En la hermética tradición de la política mexicana, los protagonistas salían de escena y morían sin hacer revelaciones ni dejar diarios comprometedores. Nada tenía mayor peso que el secreto ni mayor jerarquía que los gestos. La misión del periodista consistía en descifrar signos esotéricos. Cada ademán era estudiado como un lance taurino o una pose de teatro kabuki: si el presidente estaba de buen humor, pedía huevos rancheros en su desayuno del lunes; si llegaba a los frijoles refritos sin dirigirle la palabra a su secretario de Gobernación, el cambio de gabinete era inminente. La gastronomía política sigue hoy un curso muy distinto. Estamos ante un bufet donde todos se arrebatan los platos, gritan a la vez y se llevan las sobras en un tupper-ware.

La crisis de gobernabilidad tiene como correlato una crisis de los mensajes. El Ejecutivo es ya incapaz de determinar la agenda de la información. Si durante siete décadas declarar fue más importante que gobernar (el bienestar como promesa que no admitía refutación), ahora el presidente aparece en las noticias durante unos segundos entre dos asesinatos, un parpadeo oficial en medio de la metralla. En este contexto, el crimen organizado ofrece la nueva simbología dominante. El narcotráfico suele golpear dos veces: en el mundo de los hechos y en las noticias donde rara vez encuentra un discurso oponente. La televisión acrecienta el horror al difundir en close-up y cámara lenta crímenes con diseño “de autor”. Es posible distinguir las “firmas” de los cárteles: unos decapitan, otros cortan la lengua, otros dejan a los muertos en el maletero del automóvil, otros los envuelven en mantas. A veces, los criminales graban sus ejecuciones y envían videos a los medios o los suben a YouTube después de someterlos a una cuidadosa posproducción. La mediósfera es el duty-free del narco, la zona donde el ultraje cometido en la realidad se convierte en un “infomertial” del terror.

Los cárteles aplican la legislación de la sangre descrita por Kafka en “La colonia penitenciaria”. La víctima ignora su sentencia: “Sería absurdo hacérsela saber puesto que va a aprenderla sobre su cuerpo”. El narco se apoya en el discurso de la crueldad (cruor: “sangre que corre”) donde las heridas trazan una condena para la víctima y una amenaza para los testigos. El jus sangui del narco depende de una inversión kafkiana de los episodios legales; la sentencia no es el fin sino el comienzo de un proceso; el anuncio de que otros podrán ser llamados a “juicio”. “Si no haces correr la sangre, la ley no es descifrable”, escribe Lyotard a propósito de “La colonia penitenciaria”. Tal es el lema implícito del crimen organizado. Su discurso es perfectamente descifrable. En cambio, la otra ley, la “nuestra”, se ha difuminado.

La narcocultura amplió su radio de influencia a través de los narcocorridos, muchas veces pagados por los propios protagonistas. En la confusión ambiente, los trovadores vinculados al crimen gozan del dudoso prestigio de lo ilegal que reclama un carisma a contrapelo y se somete a la “moral del pueblo”. Aunque suene curioso o divertido o folclórico cantar las peripecias de quienes llevan “hierba mala” al otro lado, los narcocorridos pertenecen a un sector que mueve el 10% de la economía (lo mismo que el petróleo) y causa decenas de asesinatos al día. Tomados como documentos del hampa, son reveladores. Lo extraño es que han ganado espacio en las estaciones que transmiten música popular y aun en las antologías de literatura. En nombre de un incierto multiculturalismo, hace un par de años un grupo de escritores protestó porque dos narcocorridos fueron suprimidos de un libro de texto. En su queja pasaron por alto que esas letras no se estudiaban en una clase sobre problemas de México, sino sobre literatura, sustituyendo a Amado Nervo o Ramón López Velarde. El narco ha contado con la anuencia de las estaciones de radio a las que amenaza o subvenciona (términos rigurosamente intercambiables) y con la empatía antropológica de quienes sobreinterpretan el delito como una forma de la tradición.

De acuerdo con J. G. Ballard, “El ‘hecho’ capital del siglo XX es la aparición del concepto de posibilidad ilimitada. Este predicado de la ciencia y la tecnología implica la noción de una moratoria del pasado (el pasado ya no es pertinente, y tal vez esté muerto) y las ilimitadas posibilidades accesibles en el presente”. La técnica permite una gratificación instantánea de los deseos y altera las costumbres. Las redes de distribución del consumo y los inventos progresivamente baratos hicieron que el siglo XX desembocara en la impulsividad recreativa, donde la satisfacción es tan inmediata que resulta irónico que los Rolling Stones canten “I can get no satisfaction”. En la época de los placeres programados, la insatisfacción es una queja malévola o el peculiar anhelo del dandy.

La descarada tendencia de la época a la satisfacción exprés se ha aliado en México con la impunidad. El mundo narco, la supremacía del presente se cumple a través de un ménage à trois del dinero rápido, la alta tecnología delictiva y el dominio del secreto. El pasado y el futuro, los valores de la tradición y las esperanzas planeadas, carecen de sentido en ese territorio. Sólo existe el aquí y el ahora: la ocasión propicia, el emporio del capricho donde puedes tener cinco esposas, comprar a un sicario por mil dólares y a un juez por el doble, vivir al margen del gusto y de la norma, entre el colorido horror de las camisas de Versace, jirafas de oro macizo, un reloj que da la hora por 300 mil dólares, botas de avestruz azul turquesa. La gratificación de lo ilimitado a la que aspiran los nuevos modos de comportamiento adquiere en el relato del crimen el amparo de lo oscuro: 15 minutos de impunidad para cualquiera.

Como han documentado Luis Astorga y Renato González Valdés, el narcotráfico era hace cincuenta años un tema regional ubicable en el noroeste de México. Hoy en día involucra los flujos del dinero planetario. La reacción psicológica ante una amenaza que crece y riega dinero ha sido darle la espalda, relegarla al espacio sin luz donde sólo existe el presente. El narcotráfico ha ganado batallas culturales e informativas en una sociedad que se ha protegido del problema con el recurso de la negación: “los sicarios se matan entre sí”. Más que una rutina aceptada o una indiferente banalización del mal, las noticias del hampa han producido un efecto de distanciamiento. Siempre se trata de desconocidos, gente lejana o rara, que sabrá por qué la degüellan. Cada mañana los periódicos publican un rojo marcador: los 12 decapitados de ayer en Yucatán son relevados por los 24 ejecutados de hoy en el parque nacional de La Marquesa. Sin embargo, el instinto de supervivencia ha llevado a aislar mentalmente las zonas de violencia. Mientras los que se aniquilen sean “ellos”, estaremos a salvo.

El narco ha sido durante demasiado tiempo el “expediente equis”, la realidad paralela, la dimensión desconocida, el hoyo negro. Julio Scherer García, decano del periodismo independiente en México, acaba de publicar un libro revelador: La reina del Pacífico. Durante meses, Scherer visitó a Sandra Avila en el penal donde se encuentra desde el 28 de setiembre de 2007. Presentada ante los medios como si fuese “La Reina del Sur”, el personaje de Arturo Pérez Reverte, Avila tiene todo lo necesario para cautivar al ojo público. Es una mujer hermosa, fuerte, desafiante, capturada por un mandatario débil, que se fracturó al caer de una bicicleta (un accidente de kindergarten), disminuido por los uniformes que le gusta lucir (en su cuerpo, todos parecen talla XL). La Reina llegó como una presa irresistible para un presidente de pie pequeño. Su exhibición forma parte de una estrategia de propaganda que no logra mitigar los duros impactos del narcotráfico.

De acuerdo con lo que le dice a Scherer, la participación de Avila en el delito ha sido menos directa y en cierta forma más alarmante de lo que sugieren sus captores. A sus 44 años, no ha conocido otra vida que el narcotráfico. Habla de ese medio como Sofía Coppola podría hablar del cine. Ha frecuentado a todos los capos de interés, fue secuestrada por un novio delincuente, contrajo dos matrimonios con narcos (uno de ellos era un comandante corrompido), padeció el secuestro de su hijo adolescente, ha visto morir gente a sus pies, ha tenido todas las fiestas, todas las alhajas, todos los coches, todas las mansiones que sólo se habitan por un par de semanas, todo exceso adquirible en riguroso efectivo. Durante 44 años vivió en una región aparte, como los participantes del proyecto Biósfera 2000.

Javier Marías, ha comentado que la serie Los Soprano depende de mostrar la vida privada de los gángsters y permitir un acceso insólito –un pase hacia dentro sin riesgo de muerte– a la zona donde los mafiosos son como nosotros y tienen problemas con la escuela de sus hijos. Desde su propia perspectiva, el narco depende de eliminar el afuera y asimilar todo a su vida privada: comprar el fraccionamiento entero, el country, el estadio de fútbol, la delegación de policía, la burbuja que puede habitar Sandra Avila. En este Second Life de la vida real no hay que fingir ni que ocultarse porque los espectadores ya han sido comprados.

La Reina del Pacífico no parece la estratega del mal que le urge al presidente, sino algo más común y terrible: la consorte del ultraje. Ha vivido una vida plena y completa sin pasar un momento por la legalidad. Lo más asombroso no es su jerarquía en el delito, sino que haya cumplido con “normalidad” todos los protocolos de la subcultura en que nació (su única queja es no haber sido hombre para tener mayor protagonismo). De niña a viuda, ha tenido una trayectoria que se lee como un camino de superación personal que hace años era exclusivo de Sinaloa, sede del cártel del Pacífico, y ahora pertenece al país entero, una lógica donde ningún derroche es desperdiciable. Si alguien considera que un artificio llamado Rolex Oyster Perpetual Date tiene suficientes nombres para satisfacer a la Reina, se equivoca. Sandra Avila tenía 179 joyas de ese tipo. Estos excesos de caja fuerte se complementan con el dispendio de armamento. Después de un crimen, los sicarios abandonan 15 ó 17 ametralladoras AK-47, muestra de que su arsenal no tiene fondo.

La teatralidad del narco depende de las balas y la tortura, pero también del desperdicio de armamento y del disfraz, que permite ser miembro transitorio de cualquier cuerpo policíaco. Los cárteles se han infiltrado de tal modo en el poder judicial que no sorprende que cuenten con todo tipo de uniformes reglamentarios. Lo raro es que la policía, cómplice del delito, lleve uniforme.

Ajeno a la noción de frontera, el narcotráfico pasa con fluidez de la vida privada a las regiones, cada vez más remotas, de la vida civil que aún no ha comprado. En su inserción en el dominio público, el capo no requiere de más pasaporte que un apodo; puede asumir un sobrenombre de teodicea (el Señor de los Cielos), ranchería (Don Neto) o dibujos animados (el Azul). Los más temibles son los que insinúan una coquetería femenina que los hechos refutan con fiereza: la Barbie, el Ceja Güera. Como los superhéroes, los narcos carecen de currículum; sólo tienen leyenda. Desconocemos a sus pares en los Estados Unidos. En México son ubicuos e intangibles. Lo mismo da que se encuentren en un presidio de máxima seguridad o en una mansión con jacuzzi, pues no dejan de operar. La negación de la violencia ha dado paso a un temor muy informado. Para certificar que los capos son los “otros”, seres casi extraterrestres, memorizamos sus exóticos alias e inventariamos sus dietas de corazón de jaguar con pólvora y cocaína. Sin embargo, el rango de operación del narco creció en tal forma que cada vez cuesta más concebirlo como una remota extravagancia nacional. Los Soprano es ya el reality show que ofrecen los vecinos.

El paisaje ha cambiado con las inversiones del dinero ilícito. Cualquier ciudad mexicana dispone de suficientes locaciones para filmar la muerte de un capo o de un comandante. Ahí está el restaurante ideal, un château de plástico y neón donde meseras en minifalda sirven costillas de brontosaurio, junto a una concesionaria de Mercedes Benz y un hotel que semeja una mezquita con cúpulas de plexiglas. En ciudades como Torreón o Mérida, que tenían fama de tranquilas porque se presumía que los narcos tenían ahí su residencia y no las usaban para “trabajar”, también hubo ajusticiamientos. En la nueva atmósfera del miedo, diez mil empresas ofrecen servicios de seguridad y tres mil personas se han injertado un chip bajo la piel para ser detectados por radar en caso de secuestro.

La estrategia defensiva de no mirar o de asumir que los atracos ocurren lejos, en un parque temático del ajuste de cuentas para el que por suerte no tenemos entradas, se ha venido abajo. El 15 de setiembre, día de la fiesta de Independencia, dos granadas fueron lanzadas contra una indefensa multitud en la plaza de Morelia. El atentado coincidió con otro, virtual: los habitantes de Villahermosa recibieron correos electrónicos que los señalaban como candidatos al secuestro.

El presidente Calderón pasó por elecciones muy impugnadas que dividieron al país. Para realzar su fuerza, ordenó que el ejército patrullara el país. Este anuncio de que la confrontación era posible, provocó que los cárteles combatieran entre sí y ejecutaran policías. Mientras los cadáveres aparecían en carreteras y cañadas, no se investigaron redes de financiamiento ni se detuvo a cómplices del crimen en el gobierno. El último alto funcionario arrestado por tratos con las mafias fue Mario Villanueva, gobernador de Quintana Roo, investigado en tiempos de Ernesto Zedillo, último presidente del PRI. Los dos gobiernos de la alternancia democrática han sido incapaces de investigarse a sí mismos y detectar los pactos que permiten que prospere el narcotráfico.

Hemos llegado a una nueva gramática del espanto: enfrentamos una guerra difusa, deslocalizada, sin nociones de “frente” y “retaguardia”, donde ni siquiera podemos definir los bandos. Resulta imposible determinar quién pertenece a la policía y quién es un infiltrado.El trato con el crimen ha derivado en un decisivo desplazamiento simbólico. Si durante décadas nos protegimos de la violencia pensándola como algo ajeno, ahora su influjo es cada vez más próximo.

Desde el arte, la instaladora Rosa María Robles anticipó esta resignificación del miedo. Su exposición Navajas, exhibida en Culiacán en 2007, incluyó la pieza “Alfombra roja”, que no se refería a la pasarela donde los ricos y famosos desfilan rumbo a la utopía de Andy Warhol, sino a las mantas de los “encobijados”, teñidas con sangre de las víctimas, la “colonia penitenciaria” que entre enero y octubre de 2008 cobró cerca de tres mil víctimas. El momento irrepetible del crimen y las posibilidades ilimitadas del narcotráfico adquieren en esta pieza otro sentido. La sangre pasa al tiempo lineal, al suelo común donde la vida es tocada por el crimen. Robles logró hacerse de ocho mantas en una bodega de la policía. Con ellas creó su “Alfombra roja”. Llevadas a una galería, se convirtieron en un dramático ready-made. Duchamp pactaba con James Ellroy: el “objeto hallado” como prueba del delito. Robles puso en escena la impunidad por partida doble: mostró un crimen no resuelto y comprobó lo fácil que es penetrar en el sistema judicial y apropiarse de objetos que deberían estar vigilados.

Navajas dio lugar a una polémica sobre la pertinencia de reciclar objetos periciales. Sin embargo, el verdadero impacto de la obra fue otro: en la galería, las mantas brindaban una prueba muy superior a la que brindaron en la morgue. Después de algunas discusiones, “Alfombra roja” fue retirada. Entonces Rosa María Robles tiñó una cobija con su propia sangre. El gesto define con acucioso dramatismo la hora mexicana. Todos tenemos méritos para pisar esa alfombra. De manera simultánea, el terror se ha vuelto más difuso y más próximo. Antes podíamos pensar que la sangre derramada era de “ellos”. Ahora es nuestra.

Woody en Tribeca

El Festival de Tribeca inició el miércoles y la cinta que se encargó de inaugurar las salas fue Whatever Works de Woody Allen quien filmó de nuevo en New York. En la película actúa la muy cotizada Evan Rachel Wood, habrá que verla. Acá una nota de El País.

miércoles, 22 de abril de 2009

Nicholson 72

Jack Nicholson cumplió 72 años, habrá que ver The Departed, Something's Gotta Give, As Good as It Gets y The Shining entre otras. Le daré otra oportundad a Chinatown, sólo la he visto una vez y no me gustó.

Unos diáologos del personaje de Nicholson en The Departed

Frank Costello
: When you decide to be something, you can be it. That's what they don't tell you in the church. When I was your age they would say we can become cops, or criminals. Today, what I'm saying to you is this: when you're facing a loaded gun, what's the difference?

Frank Costello: I don't want to be a product of my environment. I want my environment to be a product of me. Years ago we had the church. That was only a way of saying - we had each other. The Knights of Columbus were real head-breakers; true guineas. They took over their piece of the city. Twenty years after an Irishman couldn't get a fucking job, we had the presidency. May he rest in peace. That's what the niggers don't realize. If I got one thing against the black chappies, it's this - no one gives it to you. You have to take it.

martes, 21 de abril de 2009

La voluntad real de escribir

Carmen Martín Gaite ganó del Premio Nadal y también el Príncipe de Asturias de las Letras. Acá algo que escribió acerca de la voluntad de escribir.

Tardamos más de lo que calculan los maestros en entender la escritura como búsqueda personal de expresión. El primer aliciente para expresarse por escrito de una manera espontánea surge, precisamente, como rebeldía frente a su mandato. La ruptura con los maestros es condición necesaria para que germine la voluntad real de escribir.

Quino de vacaciones


Dice Quino que dejará de dibujar por un tiempo, ""Me pareció acertado tomarme un tiempo hasta encontrar algún modo de renovar el enfoque de mis ideas o al menos nuevas formas en mi línea gráfica. Lamentablemente, a día de hoy no he sabido encontrar la fórmula de tales cambios" La nota esta en todas partes, acá la de El Mundo.es

lunes, 20 de abril de 2009

Un vals con la animación

Hoy vi Vals Im Bashir del director israelí Ari Folman, esta cinta animada y medio documental, trata de la invasión de Israel al Líbano a comienzos de los ochenta, en la llamada Operación paz para Galilea (bueno, sólo el lado israelí la llamó así) este enfrentamiento era para ahuyentar a la OLP del país y generó cruentos enfrentamientos y genocidios como el de La matanza de Sabra y Shatila. Ari Folman tenía 19 años cuando pasó todo esto y fue testigo de ello, así que con Vals Im Bashir desempolva recuerdos junto a otros veteranos que estuvieron con él en el Líbano.

La animación usada en este filme es genial, ¿que si es Rotoscopiado? pues resulta que es una combinación de distintas técnicas que le tomó 4 años de trabajo al equipo de producción. Vals Im Bashir tiene animación clásica y animación en Flash aderezado con efectos 3D, todo un trabajo de animación que colocó al filme a un lado de otras dos grandes cintas animadas contemporáneas, Persepolis y WALL·E

Un diáologo de la cinta

Anonymous soldier: What to do? What to do? why don't you tell us what to do?
Ari Folman: Shoot!
Anonymous soldier: On who?
Ari Folman: How should I know on who? just shoot!
Anonymous soldier: Isn't it better to pray?
Ari Folman: Pray and shoot!

Un artículo de El País para eso del contexto

viernes, 17 de abril de 2009

Y prefiero el olor de tu piel en mi piel



De Andrés Calamaro hay canciones para todos los dás, hoy Tengo una orquídea.

Tengo una orquídea
Dejemos que todo suceda
De golpe...
Perdóname...

Ya se q el amor es paciente
Y sabe esperar
El mío es urgente
Al más transparente
Y no sabe engañar...
No puede aprender...

Tengo una orquídea.
Y vos sos la flor más hermosa de todo el jardín
Tengo una orquídea
Y prefiero el olor de tu piel en mi piel
Voy a gastármelo todo
Comprándote flores
Y cuando no queden más
Es que voy a plantar
Una en tu propio jardín

Bonita avisame
Que tengo planes...para los dos
Si alguna idea te siembra una duda
No le hagas caso
Ya te pedí perdón
Si te puse presión
O si ye hago bien.

Tengo una orquídea.
Y vos sos la flor más hermosa de todo el jardín

17 de abril, gran fecha

Un día como hoy pasaron muchas cosas, en 1397 Geoffrey Chaucer narraba los cuentos de Canterbury, A Lutero lo excomulgaron en 1521, en 1924 se crea la Metro Goldwyn Mayer, Siria obtiene su independencia en el 46, en el 61 se da la invasión a Bahía de Cochinos en Cuba, La Ford presentó el Mustang en el 64 y también un 17 de abril Zapatero rindió juramento al Rey Juan Carlos.

Pero nada se compara con el 17 de abril en que nació la mujer más guapa del mundo mundial, Estrella.

Congruente

Este póster de la cinta The Reader le hace honor al nombre de la película...

jueves, 16 de abril de 2009

Calamaro de Radiohead

A Calamaro le gusta Radiohead, de ellos dijo: "hay grupos -y artistas- que me gustan mucho, y otros que no escuche con atencion, pero , cuando las neuronas de manchester se incendiaron & el grunge se suicido con fuertes dolores abdominales, estos 5 muchachos estaban para confirmarse como el grupo mas interesante, y respetable, del rock britanico, y eso siempre es mucho decir"

Subasta

Por 95 mil euros el próximo 30 de abril cualquier persona puede comprar en una subasta en línea desde los Ángeles, la pistola que Harrison Ford usó en Vlade Runner, o por 1.900 euros se puede adquirir la caja de pastillas Decadron de Marilyn Monroe para alimentar el morbo de su suicidio en el 62. De Sammy Davis Jr se venden unos lentes en 400 euros y una marioneta de Tim Burton anda en los 7 mil euros. La galería de objetos en venta está acá en el Mundo.es

Propongo que subasten también lo siguiente.

Baba de Santiago Segura
el cinturón que le detiene la lonja a Luis Miguel
El peine de Telly Savalas
De Anjelina Jolie un espacio para tatuaje, entre uno y otro se le puede poner un anuncio o algo.

miércoles, 15 de abril de 2009

Todos pertenecemos al mundo y si una patria tengo es la lengua

Gelman participó en un acto del instituto Cervantes en Pekín y aprovechó para ensalzar el castellano, la mayoría de los escritores tiene sus palabras de amor para su lengua materna, hace poco Philip Roth dijo que el inglés es el más lindo y no creo que se refiriera a ningún amigo suyo.

Gelman dijo que sólo tiene una patría, la lengua: "Nací en Argentina a la lengua de mi infancia. Rodé por muchos países y me establecí en México por deseo. Todos pertenecemos al mundo y si una patria tengo es la lengua. La lengua tiene muchas patrias: la infancia, la familia... todo lo que va haciendo al individuo"

martes, 14 de abril de 2009

Out here in the fields



Hay una serie que antes cuando la daban por televisión la pasaba de largo, pero ahora "CSI: NY" me parece no sólo entretenida, también emocionante, las otras dos hermanas mayores de CSI NY no me apetece verlas, tal vez después les de una oportunidad aunque dudo que las quiera ver, a menos que Gary Sinise, Eddie Cahill y Carmine Giovinazzo decidan cambiar de serie, entonces veré a la que vayan. Yo propondría que hicieran una donde se necesite con urgencia un equipo como el de ellos, como CSI Moscú, CSI DF, o una genérica, CSI Balcanes.

La serie tiene una cosa más que me emociona, y es que el tema de inicio es Baba O 'Riley de The Who. Buena serie, buena canción, gran grupo. Out here in the fields I fight for my meals I get my back into my living.

lunes, 13 de abril de 2009

En los ojos de la gente puede verse lo que verán, no lo que han visto

Estas semanas que han pasado he estado recordado textos de Salinger y de Suskind, a los dos les viene mal estar en público, por eso me acordé de otro que también no es mucho de la promoción literaria, Alessandro Baricco, de él pongo un fragmento de Novecento

El primero en ver América. En cada barco hay uno. Y no hay que pensar que son cosas que ocurren por casualidad, no…, y ni tan siquiera es cuestión de dioptrías: es el destino. Son gente que desde siempre tuvieron ese instante impreso en su vida. Y cuando eran niños, podías mirarlos a los ojos y, si te fijabas bien, ya veías América preparada para saltar, para deslizarse por los nervios y la sangre y yo qué sé, hasta el cerebro y desde allí a la lengua, hasta dentro de aquel grito (gritando), AMÉRICA, ya estaba allí, en aquellos ojos, desde niño, toda entera, América.

Allí, esperando.

Esto me lo enseñó Danny Boodmann T. D. Lemon Novecento, el pianista más grande que ha tocado en el océano. En los ojos de la gente puede verse lo que verán, no lo que han visto. Así decía: lo que verán.

miércoles, 8 de abril de 2009

Mickey Sabbath

Sabbath es uno de los mejores personajes de Roth, acá una de las definiciones de Mickey según Philip en el gran Teatro de Sabbath.

Rey del reino cuyos súbditos carecen de ilusiones, emperador de la falta de esperanzas, Dios y hombre alicaído del engaño.

viernes, 3 de abril de 2009

Trabajadora, cruda, coimera, semi-xenófoba, irlandesa-italiana-alemana-eslava-judía-negra

La nueva novela de Philip Roth ya está moviendo a las secciones culturales de los medios, de los más cutres a los justa o injustamente afamados. el caso es que Roth le ha dado una entrevista The Observer y la trae Revista ñ, acá esta la nota y abajo algunas de las frases que Philip le disparó a su entrevistador.

Paso la mayor parte del día en mi estudio", dice. Vuelvo a casa cada noche como volvería un obrero de la fábrica de ficción: 'Ya llegué, querida

Cuesta imaginar que alguien inteligente que hubiera crecido en los Estados Unidos después de la Guerra de Vietnam pueda haber tenido, como los jóvenes adolescentes inmediatamente después de la victoria sobre el fascismo nazi y el militarismo japonés, nuestro inequívoco sentimiento de pertenecer al país más grande de la tierra

La Newark trabajadora, cruda, coimera, semi-xenófoba, irlandesa-italiana-alemana-eslava-judía-negra

Empecé a sentirme cada vez menos conectado con los Estados Unidos. Empecé a sentir que estaba perdiendo contacto con la vida estadounidense. Y en 1989 me di cuenta de que ya no podía hacer esto. Entonces volví. Fue un maravilloso regreso a casa porque redescubrí un viejo tema, que era este país, y comencé a escribir los libros sobre los Estados Unidos. Era la mejor de las situaciones. Encontré un tema nuevo que era un tema viejo que ya conocía.

Acá un poco de Indignación

So at last, I got it. It's entirely beyond my control




Leo una nota de El País.es donde hablan de Federico Fellini y el espectáculo cinematográfico que resulta ver Casanova. También hablan de 2046 y el futusismo y el glamour que derrocha Kar Wai Wong en ella. Y es que Tony Leung es portentoso, todo en 2046 es lindo, la música, la fotografía, la dirección y las actuaciones que son la leche. Acá pongo algunas de las frases de Chow el personaje que interpreta el gran Leung.


Chow Mo Wan: When you don't take "no" for an answer, there is still a chance you'll get what you want.

Chow Mo Wan: Whenever someone asked why I left 2046, I always gave them some vague answer. It was easier.

Chow Mo Wan: Everyone who goes to 2046 has the same intention, they want to recapture lost memories. Because in 2046 nothing ever changes. But, nobody knows if that is true or not because no-one has ever come back.

Too much is not enough I feel numb



De U2 puedo decir que no tengo discos de ellos, ni una lista con su nombre en ningún reproductor de música, se el nombre de todos los integrantes sólo por tener el dato inútil a mano. En fin, que siendo un seguidor de la música inglesa U2 no me mola, pero hoy desperté recordando Numb, que viene en el que me parece su mejor disco, el Zooropa, y me lo parece porque cuando salió yo tenía 16 años y un par de sencillos de ese disco forman parte de mi soundtrack de adolescencia.

Acá dejo mi lista de canciones de U2 que me gustan y me ponen de buenas

1. Numb El video es bueno y el sonsonete me puede durar prácticamente todo el día.
2. Lemon De nuevo otro track del Zooropa, el video y la canción tienen todo el mood de los noventa.
3. Dancing Barefood. La original es de Patti Smith, pero el cover de U2 para la película Threesome es genial.
4. Beautiful Day. De nuevo, me pone de buenas.

Brando

Hace 85 años nacio Marlon Brando, habrá que ver The Godfather, Apocalypse Now y The Wild One para conmemorar la fecha. Brando era grande, hasta de talla, después de Dean es el siguiente gran rebelde.

Unos diálogos de su personaje en The Godfather.

Don Corleone: Do you spend time with your family? Good. Because a man that doesn't spend time with his family can never be a real man.

Don Corleone: It doesn't make any difference to me what a man does for a living, you understand, it's just that your business is a little

Y otros de The wild one

Johnny: Nobody tells me what to do. You keep needlin' me, if I want to, I'm gonna take this joint apart and you're not gonna know what hit you.

Johnny: You think you're too good for me. Nobody's too good for me! Anybody thinks they're too good for me, I make sure I knock 'em over sometime. Right now, I could slap you around to show you how good you are and tomorrow, I'm someplace else and I don't even know you or nothing.

jueves, 2 de abril de 2009

Vamos interpretando vidas, vamos interpretando personas

Javier Marías visitó Chile y de ahí se pasó a la Argentina, hace diez años que no visita México, veremos si se acuerda de pasar a saludar. Marías le dio una entrevista a Revista Ñ y acá pongo algunas de las cosas que dijo.

A mí me gusta, por el contrario, averiguar la novela a medida que la voy escribiendo. Siempre recuerdo que la palabra inventar etimológicamente viene del latín invenir, e invenir en latín lo que quería decir era hallar, descubrir, averiguar. Es decir que etimológicamente -al menos- la invención y la averiguación o el hallazgo tienen la misma raíz. Entonces, uno averigua a medida que inventa. Yo me permito trabajar mucho sobre la marcha, incorporar cosas que en modo alguno tenía previsto, entre otras cosas porque no deseo tenerlo previsto

Se dijo que era un autor extranjerizante, que escribía como si tradujera -lo cual para mí era un elogio. En otro momento se dijo: 'Es muy cerebral, demasiado frío. Luego, empezaron con que 'Sólo le gusta a las mujeres', como si fuero algo malo, denigratorio...Lo último es que escribo muy mal, que maltrato la lengua. Nunca he gozado de muchas simpatías entre el establishment literario

No tengo la impresión de éste sea un momento particularmente brillante. Es decir, no ha habido todavía casi ningún autor en menos de cuarenta y cinco años del cual se me haya dicho con verdadera insistencia: 'Debes leerlo, hay que leerlo', ¿no? Rara vez me autocritico eso

Vamos interpretando vidas, vamos interpretando personas

miércoles, 1 de abril de 2009

Eastern Promises

Gran noticia, David Cronenberg declaró que quiere hacer la secuela de Eastern Promises, así que se reunirá con el guionista para darle vida de nuevo a Nikolai interpretado claro por Viggo Mortensen. A veces las segundas partes son mejores y la mayoría de las veces deficientes, pero creo que Cronenberg tiene un ritmo que debe aprovechar, la secuela puede resultar tan buena como la primera.

Ya lo dijo Nikolai: Sometimes, if things are closed, you just, open them up.

Marvin Gaye era Marvin Gay

!Lo sabía! Marvin Gaye en realidad se apellidaba Gay, lo de añadirle la e a su apellido fue para distanciarse de su padre con el cual tenía muchos problemas y quien a la postre le disparara, también la e fue para imitar a Sam Cooke. Esta semana se cumplen 25 años del asesinato de Marvin Gaye a manos de Marvin Gay, por ello El Mundo.es tiene esta nota del interprete de Lets get in on